Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Perfil

  • CAROLA
  • La Autora es Lic.en Linguística,con más de 25 años de experiencia en detección de Problemas de Aprendizaje.
(Leer más)
  • La Autora es Lic.en Linguística,con más de 25 años de experiencia en detección de Problemas de Aprendizaje. (Leer más)

Cursos

  • Inglés Básico para Principiantes
  • Mini-Curso: Cómo educar a un adolescente
  • TEST DE ORIENTACION VOCACIONAL

 

Visitantes

Free counters!

Archivos

18 julio 2011 1 18 /07 /julio /2011 03:39

Por: Carola Pozo Cortez

 

FAMILIA.jpgLa vida es drama, El drama, así lo significa el origen de la palabra en griego, es actuación. Actuamos, coactuamos, antiactuamos.          

A veces somos, en la escena - en la casa, en la calle, en la oficina - protagonistas -, es decir los primeros en la escena,  los que sobresalen; otras veces somos co-protagonistas, opositores.          

A diferencia del teatro clásico donde los sujetos son máscaras casi definitivas, definitivamente buenos o malos o viciosos o simpáticos o mentirosos o avaros, en la vida real, en el teatro nuestro de cada día, vamos cambiando de máscaras según el momento y la ocasión.  Son los roles que asumimos por un instante, para modificarlos luego.     

 

Vengo a casa y me siento a comer.  La sopa está fría.

-La sopa está fría.  Es mi rol de acusador, de perseguidor.

Mi esposa asume el rol de víctima:

-Lo lamentoo, es que... -se justifica, toda culposa ella, pobrecita.   Después se recompone, mientras hacemos el correspondiente ruido de la sopa fría.

-Decime una cosa, ¿y por qué viniste hoy más tarde que nunca? - ¿Qué? - me defiendo yo          

Ahora ella es perseguidora y yo víctima. Un juego, ¿entienden? Cómo no lo van a entender si constantemente lo practicamos todos, y veinticuatro horas al día.          

Aparece el nene. Ve que tenemos las caras largas y que hay tensión en el ambiente. Se sienta a comer.

-Rica sopa -dice, para salvar a su madre. Silencio. Madre agradecida, ojitos refulgentes.

-Gracias por haberme ayudado ayer, papá, en la composición. Me fue bárbaro en el colegio.  Papá reconfortado.  Todos contentos. Nene salvador.     

 

Hemos visto pues, la posibilidad de tres roles en el psicodrama de nuestro hogar cotidiano: -  perseguidor -  víctima -  salvador

 

Son transacciones entre nosotros. Te doy, me das, intercambiamos.  Por eso a la psicología que practica este enfoque de análisis se la llama transaccional.          

 

Aquí va un ejemplo de estas transacciones, tomado de James y Jongeward (Nacidos para triunfar)

 

La madre, el padre, el nene intercambian roles teatrales

 

El hijo (Perseguidor) - Sabés que no me gusta el color azul. ¿Por qué me compraste una camisa de color azul, mama?

La madre ( víctima): -Nunca está contento con lo que hago.

 

El padre (Salvador de la madre, Perseguidor del hijo) ¡Vamos, vamos, basta! Qué es eso de gritarle a tu madre, ¿eh? ¡Te vas a tu pieza y te dejás de molestar!

 

El hijo (Víctima): -Siempre es lo mismo. ¡Me dicen que diga lo que pienso y cuando lo hago me lo reprochan!

 

La madre (Salvadora del hijo): - Vamos, no te pongas así, no es para tanto, no vamos a matarnos por una camisa. (Lo acaricia y le da besitos en la nuca.)         

 

El nene sonríe. Ganó la partida.

 

La madre se dirige luego a su esposo: ahora es Perseguidora.

 

La madre: -No hay que ser tan severo con el chico, a veces te pasas de revoluciones, después de todo no fue nada grave.,..      El la mira, atónito.

 

El padre (Víctima) -Pero, querida, yo sólo quería ayudarte y ahora resulta que el culpable soy yo.

 

El hijo (Salvador de ambos): -Mamá, papá está cansado vuelve del trabajo, y vos estás algo nerviosa por el día que tuviste así que hagamos todos las paces y vamos a ver tele que dan "El Chapulín Colorado".

 

Los distintos papeles que cada uno representa

 

Dicen los autores James y Jongeward:  

 

"De cuando en cuando, cada persona representa los papeles de Perseguidor, Salvador o Víctima.  Sin embargo, cada persona tiende a enfrentarse con la vida y a jugar sus juegos más frecuentemente desde un rol favorito.  El que representa no siempre está claro para el actor que puede actuar de una forma y sentir de otra.  Por ejemplo, no es infrecuente el que una persona que se siente Víctima esté en realidad persiguiendo a los que la rodean.  A menudo el cambio de roles origina el drama".  

 

"Cuando marido y mujer buscan consejo matrimonial, cada uno de ellos se considera una víctima que sufre la persecución de su cónyuge.  Su expectativa puede ser que el terapeuta participe en su juego, en el rol de Salvador, en vez de efectuar un rescate real".           

 

Moraleja 1: Puedes acudir a otros para que te ayuden, pero en cuanto a salvación debes salvarte tú misma, tú mismo.

 

Moraleja 2: Ni tú misma ni tú mismo. Entre nosotros.

 

Moraleja 3: No hay que salvarse. Hay que ser con limpieza y honestidad y no jugar a hacer teatro.          

 

La vida es teatro. Calderón lo afirmaba; Shakespeare lo expresaba asi:

 

" Todo el mundo es un escenario y todos los hombres y mujeres solo actores, ellos tienen sus salidas y sus entradas;cada hombre en su tiempo representa muchos papeles".

 

Pero uno es el teatro de la vida y otro el teatro premeditado como teatro que solamente quiere ganar posiciones, superioridades, partidas miserables como la lucha ante una camisa azul.         

 

Eso hay que aprender, aprender y enseñar.  Un malhumor auténtico, profundo, puede ser más educativo que una sonrisa embalsamada en la teatralidad del momento.     

 

Sólo lo auténtico vale, sólo lo auténtico nos humaniza, sólo lo auténtico educa y transmite valores.

 

Fuente: Jaime Barylko "Los hijos y los límites"

Repost 0
Published by CAROLA - en Familia
Comenta este artículo
28 abril 2011 4 28 /04 /abril /2011 11:02

PARA  UNA  BUENA  CALIDAD  DE  VIDA4445765.jpg

 

Por: Carola Pozo Cortez

 

Dentro de un núcleo familiar existen tres alianzas que se deben formalizar a través de la conversación:


1)     1) La alianza de  los padres entre si


Esta alianza no se consolida solo con el intercambio de “alianzas”. Tengamos en cuenta que son dos personas pertenecientes a diferentes micro culturas familiares, que por sí mismas vienen arrastrando muchas veces guerras inconclusas en ellas.


¿Qué deben hacer?

 

  • Ponerse de acuerdo
  • Compatibilizar sus proyectos individuales
  • Equilibrar sus tiempos y espacios
  • Dar cuenta de sus valores y creencias
  • Exteriorizar su imagen acerca de la autoridad que tuvieron como hijos y que ahora deberán desempeñar como padres

Muchas veces en afán de imponer las propias creencias – que siempre son “las correctas” – se sacrifican innumerables oportunidades de bienestar.

Esta primera alianza, por lo tanto, consiste en construir un sistema de creencias común que sea el soporte de un código de procedimientos común, en base a la decisión de compartir el mismo barco y hacer el esfuerzo suficiente para que no se hunda.

Se necesitará una gran dosis de empatía y comprensión porque es latente y manifiesta “la guerra de los sexos”, es decir, durante siglos la vida de las parejas ha sido alimentada por roles rígidamente asignados a cada uno, con carga de valoraciones, aspiraciones, prioridades y necesidades específicas, la misma que esta sobredeterminada por el brusco y muy reciente cambio que confunde a todos: mujeres empresarias y varones nodriza, roles inimaginables para nuestros abuelos.

   

2) La alianza de los padres con los hijos


Muchas personas se niegan a confesar los sentimientos negativos generados por la aparición de los hijos:

  • Son propios pero son extraños
  • Son otros
  • Reclaman todo
  • Necesitan a los padres “a full” (tiempo completo)
  • No reconocen su cansancio
  • No aceptan su desconcierto
  • No visualizan las cosas que se deben dejar de lado para atenderlos

Y otras tantas veces a cambio de todo esto, se obtienen:

  • Caprichos
  • Rabietas
  • Desempeños mediocres
  • Transgresiones
  • Celos

¡Valor padres! porque requiere un arduo trabajo emocional superar esos sentimientos y hacer predominar todo lo positivo que los hijos despiertan:

  • Renovación de la vida
  • Identificaciones
  • La satisfacción de cuidar y criar
  • El placer de ver crecer y ayudar a crecer
  • La trascendencia del propio yo

Ahora bien, todo esto resultará casi imposible si, a la vez, los padres están todavía concentrados en su propia guerra.

En esta segunda alianza debería finalizar en el sentimiento parental de que pueden querer a los hijos sin dejarse abusar y pueden sancionarlos sin vivir enojados.

Ahora: ¿quién y cómo llevar el timón?. ¿Hacia dónde?

 

3) La  alianza de la familia con el mundo exterior (especialmente, la escuela)


Si se logran las dos primeras alianzas, seguramente sera posible afrontar exitosamente la tercera alianza.

Es en esta etapa cuando la familia “se pone a prueba” fuera de los muros protectores del hogar:

  • Se muestra
  • Se expone al juicio de extraños
  • Trata de obtener “buenos puntajes”
  • Se pone en contacto con muchas otras personas que sustentan otras normas de comportamiento, especialmente en la escuela
  • Los hijos ingresan a una institución altamente codificada
  • Los hijos, de estar preservados de las durezas del mundo, ingresan a él y deben aprender a sobrevivir ahí
  • ¿Cómo deben manejarse con esos otros grandes y chicos que pasan a ocupar un lugar tan importante en sus vidas?

-  ¿Deben confrontar?

-  ¿Deben negociar?

-  ¿Deben aceptarlo todo?

-  ¿Deben rebelarse?

-  ¿Deben complacer siempre a los adultos?

-  ¿Deben competir siempre con los otros chicos?

-  ¿Es este el mismo barco que el familiar?


Estas y otras preguntas van surgiendo y paulatinamente se iran respondiendo durante el tejido de esta red de conversaciones compleja y heterogénea y con una menor posibilidad de control.


Sintetizando, señores padres, nuestra recomendación se basa en:


Ae   Generar una alianza, (es lo mejor)  

  Lo   Lograr el clima conversacional (es necesario)

 

Repost 0
Published by CAROLA - en Familia
Comenta este artículo
13 abril 2011 3 13 /04 /abril /2011 11:30

 

Por: Carola Pozo Cortez

 

limites-copia-1.pngHé aquí un tema polémico en estos nuevos tiempos de la modernidad, donde lo facil es lo más cómodo y donde los modelos a seguir perturban a las mentes más frágiles.

 

Las nuevas tecnologías nos acercaron una multiplicidad de información, pero no todo el presente es lo mejor, vamos a los ejemplos que siguen los niños y jóvenes de este nuevo siglo:

 

  • Ir a bailar a salones especiales (matinée) dicen los niños de 10 años
  • Ver programas televisivos inmorales en horario de protección al menor
  • Hablar malas palabras desde la niñez (siguiendo ejemplos familiares)
  • Repetir de grado o dejar de estudiar como la hazaña más natural
  • Faltar al respeto a las personas mayores
  • No ceder el asiento a las personas mayores, ancianos, personas con capacidades diferentes
  • Faltar al respeto a los docentes
  • Ejercer violencia escolar (bullying)
  • Embriagarse, fumar y probar drogas a muy temprana edad
  • Apropiarse de lo ajeno
  • Seguir los modelos presentados en programas televisivos
  • No ser solidario
  • No pedir por favor  ni agradecer
  • Trastocar una costumbre elemental: Dormir durante el día y levantarse en la noche
  • No tener expectativas para el futuro personal
  • Ser padre o madre a muy temprana edad ( entre 14 , 17 años, etc) 
  • Los varones: dejarse crecer el pelo muuuuuuuuuchos centímetros, cual mujer.
  • Usar multiplicidad de aros (orejas, frente, cejas, labios, nariz,  lengua,etc)
  • Tatuajes al pormayor

padres indefensos¿Y de que estamos hablando?, pues sencillamente, estimado lector, de LOS VALORES Y LOS LÍMITES, los mismos que deben estar incertos en cada uno de nosotros, hoy mañana y siempre.


Entonces ¿deberemos ser severos a la hora de educar a nuestros hijos, indicando los límites a los cuales estos deben ceñirse , o en cambio, deberemos ir a lo más facil y olvidarnos de la palabra NO (el mejor límite) y ser permisivos en extremo?

 

 Sobre este tema, escribió un artículo maravilloso el Sr. Sergio A. Ortega  y lo quiero compartir con vos, porque vale la pena su lectura , nos llama a la reflexión para determinar si vamos por el camino correcto en la educación que impartimos a nuestros hijos. Tú tendrás la última palabra.

 

PRINCIPIOS Y VALORES 

UN PARÉNTESIS EN HONOR A MI PADRE 

De Ser Sembrador


A veces es necesario hacer un paréntesis, que aparentemente interrumpe lo que está uno haciendo; pero ahora lo considero necesario; por tratar del recordar a  mi padre. Me parece muy triste el escribir de esto, pero se hace necesario para tocar el espíritu y la mente. Y esto me hace recordar una parte de una de mis conferencias, donde hablo de cuando perdemos a algún ser querido:


“Y si haz tenido la mala fortuna de haber perdido a algún ser querido, es como si te dijera: -¡Yo me voy!, pero tú te quedas. ¡Hazme sentir orgulloso de que existí!, amándote dos veces: una por mí, y otra por ti. ¡No dejes que mi nombre te cause tristeza o dolor!  Que mi nombre y mi recuerdo sea una razón más de vivir, y mayor razón, para amar lo que tienes a tú lado: ¡Abrázalos!, ¡bésalos!, ¡quiérelos!, y ámalos, porque todavía están contigo.”


Con esto; les digo, que mi padre nunca se irá: porque yo mismo soy su presencia, en su ausencia; soy su vida en su muerte; soy su ser…, en mi ser y existir: en cada cosa que emprenda; en cada cosa que haga; en cada paso que dé, porque soy el fruto de su semilla. Me estoy preparando emocionalmente para superar este momento tan doloroso, porque él decía: “Lo que la naturaleza hace por órdenes,  de Dios; no lo podrá cambiar la ciencia del hombre”. “A partir de nada, vale más todo”. “Lo malo hazlo bueno”. El máximo regalo que me dio: fue la enseñanza, la fortaleza y mi  construcción de principios, para enfrentar mi vivencial choque de valores. Porque sabía que mi sufrimiento de niño, me iba a repercutir en mi adolescencia y juventud (enfermizo, inquieto, solitario, silencioso, rebelde, oveja negra, revolucionario, soñador y realista).


Mi seudónimo de sembrador, desde hace mucho tiempo, es en honor a mi padre. Cuando yo me portaba mal, mi padre se cansó de pegarme y castigarme. Pero mi inquieto ser, no entendía; entonces mi padre opto por sembrar en mí. ¿Sabes qué hacía? Cada vez que me portaba mal, me llamaba, y me sentaba frente a él, y empezaba a hablar,  lo que para mí eran sermones. Y yo; por dentro decía: -¡ay…, ya va a empezar este viejo con sus tonterías! ¡Eso; siempre lo decía al principio!, porque en menos de tres minutos, ya me tenía con la boca abierta, muy interesado en todo lo hablaba. ¡Es más! Hubo una  ocasión: que me porte muy mal. Y al otro día, yo tenía un compromiso importantísimo (salir con la güerita). Y,  cuando, según yo, ya me iba a mi cita. Me llamo mi padre, y me dijo muy serenamente: -Siéntate-  Yo; en mis adentros, dije, muy grosero: -“¡Nooo..., ahora, nooo! Ya va a empezar con sus xxx”. ¡Y si! Yo estaba enfadado, y casi no quería escucharlo. Pero en un momentito, ya me tenía maravillado con lo que me decía. ¡Es más! ¡Ese día! ¡Ni de la güerita me acorde! 

Había veces en que me tenía mucho tiempo, ¡y yo ahí!, sin pr

otestar. ¿Sabes de qué me hablaba?: de su pasado positivo, de sus sufrimientos superados, sus vivencias, experiencias, triunfos, logros, superaciones, soluciones inteligentes, y muchas cosas positivas de la vida. Y tenía la particularidad de hacerlo en parábola, como en la iglesia. Porque era muy espiritualista. A pesar de que mi padre no estudió; era muy inteligente.


Llego a trabajar con extranjeros y judíos importantes como Don Max Lepard y Don Samuel Gurbich. Mi padre les resolvía los problemas químicos de sus empresas.


Todo lo que mi padre me decía en parábola, fue lo que formo mis principios (los valores en familia y de familia) porque siempre hablaba positivamente de la vida. Por eso me dio mucha libertad. Sabía que mis problemas de adolescente y de juventud, me podrían destruir, por mi conducta. Pero él estaba completamente seguro, de que los principios que sembró en mí,  me iba evitar mayor daño en mi choque de valores, durante mi vida equivocada, de adolescencia y juventud. Esto significa, que mis amigos y mis ambientes, decían todo lo contrario de lo bueno que aprendes en casa. Y así era. Mis amistades robaron  mi voluntad y caí en muchos problemas. Y Teodoro. O sea, mi padre: sabía que yo iba a salir de esos problemas, porque confiaba en los principios que, aún sin mi voluntad, y con mis enojos, sembró en mí. Y tuve unos choquezasos de valores, ¡Que no te imaginas! Pero; gracias a Dios, y a esos principios. ¡Salí adelante! ¡Fue difícil y sufrido! Pero Teodoro me dio lo necesario para lograrlo. 


No subestimo ningún conocimiento que he recibido de mis maestros en diferentes estados de la República. Tampoco el conocimiento de diferentes personalidades del Mundo, del País, del Estado, y del Municipio de Durango; Pero lo que realmente me ha dado una forma honesta de vivir, en el mejor éxito de mi vida (tengo todo y no tengo nada); fueron las grandes enseñanzas y semillas que Teodoro sembró en mí. Por eso; en mi reflexión de principios y valores, les recomiendo que siembren. ¡Siembren mucho en sus hijos (as)!, ¡en su familia! ¡Si vale la pena darse un tiempo! Para sembrar lo bueno de la vida. ¡Aunque sus hijos se enojen, o les digan lo que les digan! ¡No les hagas caso! ¡Porque los amas, siembra! ¡De eso puede depender su filosofía de vida!; para que, llegado el tiempo, ¡digan y griten como yo! ¡Y con el mayor de los sentimientos!:


¡¡Padre!! Donde quiera que estés: ¡Te amo!... ¡Gracias!... ¡Muchas gracias! 

  

Sergio A. Ortega A.

http://sembrador.over-blog.com

 

Repost 0
Published by CAROLA - en Familia
Comenta este artículo
2 mayo 2010 7 02 /05 /mayo /2010 21:54

3020220799_04200ee0f3.jpg

AYER, HOY Y SIEMPRE

Por: Carola Pozo Cortez

 

El hijo nació porque nosotros lo necesitábamos y por lo tanto deberemos cumplir nuestro deber de padres.

 

Ser padres consiste en estar presentes, abiertos, disponibles y atentos .y en definitiva somos tambien necesitados de él.

 

Qué es parte de la educación

 

El hombre en todas sus manifestaciones proyecta una imagen, un modelo de ser y esto influye y educa, los resentimientos educan, las aversiones, los diálogos de medianoche acerca de los amigos , los saludos y abrazos fraternos tambien educan.Y  obviamente el amor, cuando se da, también educa.

 

(Leer el artículo completo presionando en el título rojo)

Repost 0
Published by CAROLA - en Familia
Comenta este artículo
11 septiembre 2009 5 11 /09 /septiembre /2009 18:38

 

LA  FAMILIA  Y  LOS  VALORES

 

¿Qué son los valores?

 

Cuando hablamos de los valores  , la familia es claramente el primer contexto de aprendizaje para las personas, en este sentido, es importante aclarar que en su seno aprenden no sólo los niños sino también los adultos.

 

 En la familia se ofrece cuidado y protección a los niños, asegurando su subsistencia en condiciones dignas. También ella contribuye a la socialización de los hijos en relación a los valores socialmente aceptados.

 

Las familias acompañan la evolución de los niños, en el proceso de escolarización, que es la vía excelente para ir penetrando en otros ámbitos sociales diferentes a la familia. Esta, a través de estas funciones apunta a educar a los niños para que puedan ser autónomos, emocionalmente equilibrados, capaces de establecer vínculos afectivos satisfactorios.

 

La segunda función básica de la familia,  es, la función socializadora, que conecta al niño con los valores socialmente aceptados. La enculturación como así ha dado en llamarse consiste en la transmisión de representaciones y valores colectivos, indispensables para el desarrollo y la adaptación de los niños.

 

Partimos de que los valores, las reglas, los ritos familiares están al servicio de la estabilidad familiar, funcionan como sello de identidad para las distintas familias, están al servicio del sentido de pertenencia. Por otro lado, existen fuerzas internas y externas, como el proceso evolutivo de los miembros de una familia, los conflictos, las crisis que funcionan como agentes de cambio. Del equilibrio entre ambas fuerzas resultará el sano crecimiento de la familia.

 

Desde una perspectiva evolutivo-educativa, podemos decir que la familia supone:

  • un proyecto vital de existencia en común con un proyecto educativo compartido, donde     hay      un fuerte compromiso emocional,
  • un contexto de desarrollo tanto para los hijos como para los padres y abuelos,
  • un escenario de encuentro intergeneracional,
  • una red de apoyo para las transiciones y las crisis.

Desde esta perspectiva, la familia aparece como el mejor contexto para acompañar a la persona para transitar los cambios que implica necesariamente la vida.

 

En cuanto al proyecto educativo familiar es en general de orden implícito, se trata de un contrato familiar donde se "inscribe" la forma en que se organizan las familias, como se dividen las tareas, qué expectativas se tienen de los miembros de la familia. Los valores, actitudes y expectativas que de esta forma se transmiten constituyen lo que algunos autores (Cremin, 1976; Bloom, 1981) han llamado "currículum del hogar". Este currículum del hogar no está escrito -a diferencia del escolar- pero cuenta con objetivos, contenidos, "metodologías" que determinan la seña de identidad de cada familia, y contribuyen a generar aprendizajes en sus miembros . Las familias se diferencian entonces no sólo por los contenidos sino también en los estilos con que transmiten estos contenidos (Martínez, 1996).

 

El tema de los estilos educativos adquiere entonces importancia fundamental a la hora de educar en valores.

 

Los padres deben reflexionar con respecto a las cualidades que desean inculcar en los hijos, como por ejemplo:

 

la honradez

la dedicación al trabajo

la solidaridad

el amor

 

Para esto, deberán ponerles el ejemplo realizando tareas voluntarias en compañía de ellos, mas tarde, tengan la plena seguridad que los hijos lo imitarán.

 

Si usted, por algún motivo ingrato, dice malas palabras, ¿Qué cree que va a decir su hijo cuando a él le pase lo mismo?

 

 

¡ Manos a la obra !

 

Refuerce la buena conducta

 

-Elogie aquellos comportamientos que desee fomentar en sus hijos

-En lugar de llamar la atención a un niño pequeño por el desorden de su habitación,felicítelo por el sector que mantenga limpio

-Es muy importante no someter a juicio al niñoa

 

Cuando tenga oportunidad, dé lecciones

 

                Si en el supermercado, alguien dejó caer accidentalmente un billete, enséñele el valor de la honradez solicitándole que él devuelva el dinero

 

Deje que ellos elijan

 

            Si nos vemos obligados a imponer un castigo justo, le enseñaremos a que aprenda a reconocer sus errores pidiendole que elija una lección disciplinaria, como por ejemplo no ver televisión, esto le destraría que valoramos su opinión.

 

         También es recomendable compartir con ellos sus gustos y haciéndoles partícipes al permitirle elegir o que quiere almorzar, esto los cpacita para tomar decisiones.

 

Debemos ayudarle a ver las cosas desde otra perpectiva

 

            Bajo ningún punto de vista se puede dejar pasar una actitud que sabemos no es la correcta.

 

         Si debemos llamar la atención o corregir una mala acción, debemos hacerlo en el momento del suceso, llevando a la práctica casos hipotéticos.

 

         Por ejemplo si pellizca al hermanito recién nacido, hacerle notar que es doloroso y que se ponga en el lugar del bebe y preguntarle ¿Qué sentiría él si alguien le pellizcara?, entonces ahí esta aprendiendo “la regla de oro”

 

            Finalmente, ¿Cuál va a ser la mejor prueba de que nuestros hijos están incorporando valores morales en su diario vivir?. Nos lo demostrará la forma en que se comporta cuando nosotros no estamos presentes, en la escuela, en la casa de los amigos, de los familiares, en la calle, etc

 

           ¿Les dá usted buen ejemplo a sus hijos?

 

            Le invitamaos a que nos comente sus experiencias

 

 

 

Repost 0
Published by CAROLA - en Familia
Comenta este artículo
20 agosto 2009 4 20 /08 /agosto /2009 01:58

COMO EDUCAR BUENOS HIJOS

            Todos los padres tenemos metas para nuestros hijos, algunos desearían convertirlos en los mas brillantes cantantes, bailarines, jugadores de fútbol, médicos, abogados, etc, pero por sobre todas las cosas, lo mas importante es  criarlos para que sean “buenas personas”, que puedan distinguir lo correcto de los indebido, que sean comprensivos y que se esfuercen por seguir la primera regla que debe regir en toda sociedad civilizada, cual es : “trata a los demás como quieres que te traten a ti”.

 

         La moralidad es una cualidad que no es muy fácil de inculcar, entonces, ¿cómo podríanmos como padres padres inculcarla a nuestros hijos?.

 

         El filósofo y pedagogo Jaime Barylko, tiene la respuesta y son 3 simples palabras: “con el ejemplo”. Si el padre y la madre son honestos, sinceros, decentes, atentos, educados, considerados con el prójimo, los hijos aprenderán a ser de la misma forma.

 

         Si miramos a nuestro alrededor, nos damos cuenta que no abundan las personas que sirvan de ejemplo, es por este motivo que se hace urgente la necesidad de criar hijos con principios.

 

         Pero también sabemos que los valores morales no se inculcan de la noche a la mañana. sino dia a dia, a medida que los hijos van creciendo y desarrollando su propia personalidad, de la cual nosotros los padres deberemos ser los primeros moldeadores.

 

         Los especialistas enfatizan la importancia de enseñar los valores èticos, desde temprana edad. Los niños deben tener conciencia emocional y psíquica  de lo que es correcto y lo que no lo es, en otras palabras, ellos deberán entender con el corazón y la cabeza si lo que hacen está bien o mal.

 

Es importante destacar que no se puede  obligar a un niño a ser recto, pero aquí empieza nuestra tarea cómo primeros formadores y educadores, pues deberemos guiar adecuadamente a los nuestros hijos para que lleguen a esa instancia deductiva donde deberán separar lo que es correcto de lo incorrecto.

 

Repost 0
Published by CAROLA - en Familia
Comenta este artículo
27 mayo 2009 3 27 /05 /mayo /2009 13:57
¿En que consisten los límites?  

La ruta tiene rayas blancas a los costados, demarcatorias y una línea segmentada en el medio. La ruta esta demarcada. Está el adentro, está el afuera y esta el medio .

Sin esas rayas a los costados, sin esos limites señalados, la gran libertad del camino es un caos de ceguera y miedo, incertidumbre y vacilación.

Entonces podemos definir a los limites como las delimitaciones del camino, en cercos protectores, en marcos contenedores y referenciales.

No son un fin en sí, son un instrumento para realizar fines. Cuando ellos están uno puede actuar y elegir. Hasta, si quiere, puede salirse del camino. También para salirse hay que conocer los limites.

Eso: los limites son para que pueda haber libertad. Justamente lo contrario de lo que podría pensarse: no cercenan la libertad, la otorgan.

Las rayas no son el camino; el camino esta entre ellas y dentro de ese estar entre ellas tu puedes elegir el ritmo, el movimiento, el desplazamiento, la velocidad, el rumbo, el que, el cuando, el como y si quieres dejas de moverte, te detienes y todo lo que tu fecunda imaginacion de proponga.  Lo puedes realizar sabiendo que va adentro y que va afuera de esos limites, de esas rayas. Y eliges.

ESA ES TU LIBERTAD, Y LA TIENES PORQUE TIENES LIMITES.

Siglo XXI "el siglo del niño"

En el pasado el valor era el anciano, la presencia de la tradición. El nuevo siglo coloco al niño al centro de la nueva historia.  Ya no es lo viejo lo que vale, sino lo nuevo, no es la conservaciòn de las tradiciones lo que merece aplauso, sino el cambio, lo joven, que por el solo hecho de ser joven ya significa renovaciòn, apertura hacia un futuro de progreso.

¡Libertad!, el niño debe determinar cual ha de ser su rumbo.  Entonces padres y maestro se corrieron a un costado para dejar pasar a su majestad el niño, el adolescente, el joven, el nuevo mundo y el mundo de lo nuevo

En Mayo de 1968 se escribió en París: Prohibido prohibir. Prohibido no ser joven y el niño que camina  en el medio, no creció mas feliz ni alcanzo las alturas de la libertad. Por el contrario, creció en el vacío, sin limites, sin fronteras, sin carteles orientadores, sin sustento, sin apoyo.  En consecuencia  no creció.

Los limites, lo que todos hemos perdido: nuestros hijos porque no los conocieron, nosotros porque nos desprendimos de ellos.  Los limites son las coordenadas de los valores, de las creencias, de los modales, de las maneras y en fin de las reglas de la existencia y de la coexistencia. De la identidad.  Por ellos uno es o puede llegar a ser "alguien".

Vivir es vivir entre lìmites, en algùn encuadre, entre horizontes.  Dentro de ese espacio germina y se desarrolla la libertad.  Interpretamos mal: creiamos que la libertad se da. y no es cierto: la libertad no se da, la libertad se toma, se arranca, se conquista, se logra, se esculpe, abatiendo esclavitudes, confrontanse con limites, aceptando unos, rechazando otros, pero usandolos como referentes en el camino.

Ademas la libertad es un medio, no un fin.  Ahi la tienes, para hacer algo con ella, algo que tu elijas. ¿yY como se elige? Se elige entre opciones.  Las opciones son los lìmites dentro de los cuales la libertad adquiere sentido, al rechar unos y adoptar otros.

"ES LIBRE EL QUE ELIGE UN PROYECTO DE VIDA"

(Fuente: Los hijos y los Lìmites de Jaime Barilko)



Repost 0
Published by Carola - en Familia
Comenta este artículo